Inicio Agenda Problemas en las obras del Castillo del Aljau

Problemas en las obras del Castillo del Aljau

Podemos Aspe destaca los cuatro encontrados

Las obras para la musealización del Castillo del Aljau han finalizado hace poco, pero ya se han detectado varios problemas. Podemos Aspe ha escrito una lista con las cuatro deficiencias encontradas en el estado actual del lugar emblemático de la localidad.

En primer lugar, han destacado el que puede ser el más peligroso de estos problemas. En la entrada al Castillo del Aljau se encuentra una valla metálica para impedir que cualquier persona pueda precipitarse a la zona baja. El problema es que existe entre el muro y esta valla un hueco de 40 centímetros, por el que podría entrar un niño pequeño, ya que esta entrada es libre para cualquier persona. Además, han puntualizado que esta tampoco tiene la altura adecuada ni su estética corresponde a la del resto de la instalación.

La segunda deficiencia es la falta de lugares con sombra en toda la instalación, sabiendo de antemano los horarios de apertura y conociendo las altas temperaturas que estamos teniendo estas últimas semanas.

El tercer problema que remarcan es que la zona se ha abierto al público careciendo de papeleras, lo que puede propiciar que aparezca basura, y que las plantas invasoras han comenzado a poblar de nuevo la zona del yacimiento arqueológico.

 Por último, se preguntan por qué no se ha terminado de alicatar toda la zona del muro que se extiende desde las traseras de la calle San Pascual, quedando este con un aspecto “lamentable”.

Estas quejas aparecen de la mano de la formación morada ya que esta obra ha sido una inversión de más de 130.000 euros y no entienden que aparezcan este tipo de problemas en un lugar que pretende ser uno de los emblemas de nuestra localidad. La formación propone que se subsanen cuanto antes estas deficiencias y que, de cara a futuros proyectos, se revisen todas las acciones municipales, a ser posible consultando a vecinos o a las entidades que se hagan cargo de estas, para que puedan aportar ideas que para un técnico podrían pasar desapercibidas desde el despacho.